Sistemas de riego de la Antigüedad que resuelven los problemas de la actualidad (1ª Parte)

Fuente: https://ecoosfera.com/

Se dice que nuestros antepasados poseen la sabiduría de la Naturaleza, pues fundaron la teoría y práctica de sus civilizaciones mediante la mera observación y entendimiento de la misma. Ellos, más cercanos al instinto de la vida salvaje, no dominaron el ciclo de la naturaleza: lo aprehendieron y adaptaron a sus necesidades, lo hicieron suyo como parte de su dinámica cotidiana. De ahí que hicieran uso respetuoso de los recursos naturales, para devolverlos y continuar con el ciclo.

Existen valiosos ejemplos de esta cosmogonía: las maravillas arquitectónicas de las antiguas civilizaciones, las cuales poseen la clave para resolver los problemas de agua de la actualidad.

Entre estas maravillas de la Humanidad, se encuentran los Suqakollos en Perú. Para enfrentar el calentamiento global, los granjeros de la región están reviviendo el sistema ancestral de la agricultura e irrigación. Es decir que haciendo uso de lo que parece una escultura de tierra, el suqakollos ayuda a regar la tierra de cultivo mediante un sistema de microclima agrícola.

En palabras de la Food and Agriculture Organisation –FAO–, el suqakollo “captura y drena el agua de la lluvia, así se irriga el campo durante todo el año. Y cuando se baja la temperatura, el sistema eleva las tierras alrededor a tres grados centígrados superiores al ambiente, protegiendo a las tierras de quemarse.” Por lo que se trata de un sistema ancestral que ha prevenido grandes pérdidas alimentarias para sus habitantes.

El proyecto de suqakollos es uno de los sistemas agrícolas más importantes en el planeta, por lo que se ha ido implementando en numerosas partes de la región –principalmente en Cusco y Puno–. Pues no sólo aísla el uso del agua, el suelo y los fertilizantes, mejora tanto la calidad como cantidad de los cultivos.

Deja un comentario

*