ESPAÑA – Reducen las cosechas a una al año para proteger el Mar Menor

Fueron los primeros sobre los que se puso el foco por la contaminación del Mar Menor. Incluso, la Fiscalía Especial de Urbanismo y Medio Ambiente de la Región de Murcia les señaló, pero también han sido los primeros en iniciar el camino hacia una agricultura sostenible, donde el cuidado de la laguna está en íntima relación con su trabajo. Los empresarios agrícolas de la Comunidad de Regantes del Arco Sur han comenzado a reducir las cosechas a una al año con el objetivo de disminuir la presión sobre el Mar Menor. Además, han puesto en marcha otras medidas para mejorar el medio ambiente en la zona, como la plantación de barreras vegetales, la colocación de plásticos en los campos para evitar que proliferen las malas hierbas y la reducción de insecticidas. También, no mantener el estiércol acumulado más de 72 horas ni esparcirlo en días en que haga viento, para evitar malos olores en la comarca.

Las restricciones a la actividad agrícola es lo que les ha llevado también a decidir retomar el sistema productivo de sus ancestros. Con este alternan (o rotan) la cosecha de invierno o la de verano con la de cereales. Se trata de una práctica agrícola que facilita la recuperación biológica del suelo y la disminución del consumo de agua para riego, los productos fertilizantes y los fitosanitarios contra las plagas.

Concienciados
Eso es lo que han usado algunos agricultores ya de cara a la temporada de invierno, donde a finales de septiembre y principios de octubre comenzarán a sembrar lechuga, brócoli y apio, entre otras verduras y hortalizas. Es por ello por lo que ahora están ocupados en preparar las tierras para esa época del año, a través de tractores y otro tipo de maquinaria agrícola.

Gran parte de la treintena de empresarios pertenecientes a esa comunidad de regantes (incluye unas 3.000 hectáreas) ya usan ese método. «Aunque es menos rentable», consigue «una mayor calidad y producción, algo que agradecen mucho nuestros clientes europeos», explicó el presidente del colectivo, Eloy Celdrán. A su juicio esta iniciativa es «una muestra clara de cómo los agricultores estamos concienciados y dispuestos a colaborar en la mejora de la laguna», añadió.

En las medidas del Gobierno regional se plantean dos ciclos de cultivos anuales en una misma parcela agrícola. La única excepción es en aquellos terrenos destinados a cultivos hortícolas de hojas inferior a 45 días, como la lechuga, los rábanos y la espinaca.

En el resto del Campo de Cartagena es una práctica que también se lleva a cabo. En este caso, según explicó el presidente de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) de la comarca de Cartagena, Vicente Carrión, «se llegan a dar como máximo dos cosechas, muy lejos de las cuatro que dicen algunos que conseguimos; eso es una barbaridad».

Otra de las medidas que también han puesto en marcha en los campos los agricultores del Arco Sur es la siembra de barreras vegetales alrededor de sus fincas de cultivo. El objetivo es frenar la entrada de efluentes al Mar Menor, minimizar los efectos de las escorrentías durante los episodios de lluvias torrenciales, absorber nitratos y favorecer las poblaciones de insectos que atacan las plagas de forma natural. Se trata de unos separadores verdes entre parcelas, preferentemente de variedades autóctonas de la Región, para compatibilizar la actividad agrícola con la protección del medio ambiente.

 

Fuente: laverdad.es

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.