FAMILIAS DEL NORTE DE NICARAGUA ASEGURAN SUS ALIMENTOS CON SISTEMAS DE RIEGO

A diez kilómetros de la ciudad de Somoto, se encuentra la comunidad Los Canales del municipio de San Lucas. Allí, en una casa sencilla de madera y con un terreno amplio, se reunieron bajo un árbol de mango unos 18 productores provenientes de los municipios de Las Sabanas, San Lucas, Somoto y Totogalpa (provincia de Madriz), para capacitarse en sistemas de riego.

Esta tecnología consiste en la utilización de una manguera plástica con orificios separados, para riego de los cultivos en las diferentes zonas agroecológicas de Nicaragua; su principal fin es distribuir el agua de manera eficiente sobre las plantas.

Con el financiamiento de la Xunta de Galicia, el Instituto de Promoción Humana – Somoto (INPRHU-Somoto) y Amigos da Terra han apoyado a 43 familias para que cultiven y asegurensus alimentos a través de huertos biointensivos, establecidos en comunidades del corredor seco de Las Segovias.

INPRHU – Somoto ha entregado a igual número de familias un sistema de riego por goteo,para contrarrestar la escasez de agua producto del cambio climático, aún en época de invierno. Luego del proceso formativo 18 hogares más podrán usar este sistema.

Otras tecnologías para optimizar el agua

Sobre el tallo del árbol, está pegado un papelón con una tabla que describe las etapas de crecimiento del cultivo (inicio, medio, final) y las cantidades de agua adecuadas para cada tipo de cultivo. Estos datos han sido proporcionados por los estudios de cosecha de agua y riego realizados por Amigos de la Tierra en el departamento de Madriz.

Uno de los facilitadores del encuentro, le enseña a la las/os productoras/es a realizar cálculos de cuánta cantidad de agua deben ingresar en los sistemas de riego que tienen los huertos, cuánto utilizar por día de acuerdo a la etapa del cultivo;y lo más importante, cómo ahorrar agua.

Y es que para asegurar la alimentación familiar no solo es necesario tener un sistema de riego, hay que usar otras tecnologías como los semilleros, abono orgánico y el mulch para optimizar el uso del agua.

“Usando semilleros podemos ahorrar un 90% de agua en los primeros 15 días (hasta un mes), con el abono orgánico se puede ahorrar unos 12 litros por cada 60 litros utilizados regularmente, y con el mulch, un 20% de agua con el 70% de cobertura”, explicó Néstor López de Amigos de la Tierra.

“En esta zona no hay mucha agua, la poca agua que se consigue se utiliza para producir los alimentos y autoconsumo, a veces las familias deben dividir la poca agua para beber y regar un poco el huerto. Con la tecnología de riego ellos podrán hacer ambas cosas”, aseguró Juan Carlos Espinoza, técnico de INPRHU – Somoto.

Uno de los momentos claves de la reunión fue la instalación de un sistema de riego para que los productores aprendan y enseñen a otros en sus comunidades. El sistema está integrado por un tanque que almacena unos 159 litros, tubería central, filtro y cintas con pajillas.

 

Heyling Blandón de Las Sabanas, mientras coloca las pajillas en las cintas, dice que con el taller se dio cuenta que han estado desperdiciando el agua con la regadera manual, “por goteo cae más lento, se filtra mejor y usamos menos agua. Ahora, será con medida el agua (que usaremos) por cada cama y dependiendo de la fase en la que está el cultivo.

Con la falta de agua en la zona, muchos pobladores se ven obligados a halar el agua a caballo o sobre el hombro, de alguna laguneta o río ubicados a unos dos kilómetros del hogar.

 

 

Fuente: www.mundoagropecuario.com

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.