Italia: Agricultura de precisión y cambio climático

Las condiciones climáticas extremas, la sequía prolongada, las anomalías climáticas y las especies en peligro de extinción son sólo algunos de los aspectos a considerar cuando se habla de abastecimiento sostenible de agua. ¿Podría la agricultura de precisión ser la respuesta?
Giuseppe Ferrara, profesor de Arboricultura y Cultivo de Frutas en la Universidad de Bari, analizó la experiencia de dos empresas ubicadas en Puglia, que han implementado sensores conectados a registradores de datos en sus plantaciones de granadas y viñedos de uva de mesa.
En la foto: Giuseppe Ferrara de la Universidad de Bari.
«2017 fue declarado el segundo año más cálido registrado desde que comenzó a controlarse la temperatura. Según datos de Cnr, la primavera de 2017 fue la más calurosa desde 1800 en Italia».
«Los pronósticos predicen anomalías que tendrán repercusiones en los cultivos. Las condiciones extremas provocan largos períodos de sequía y aguaceros repentinos que perjudican gravemente a la agricultura».
«La sequía persistente provoca que el agua de riego se considere cada vez más un bien valioso. La gente habla de técnicas de precisión desarrolladas específicamente para diferentes cultivos, para enfrentar eventos climáticos cada vez más anormales e incontrolables».
«La agricultura de precisión se aplicó por primera vez al sector herbáceo en exteriores y más tarde en los sectores de la fruticultura y la viticultura. Implica tecnologías adecuadas para una gestión más eficaz, sostenible y rentable».
Banda perimetral en el sarmiento.

«Determinar e interpretar una variedad de aspectos del suelo, clima, fenológicos y productivos es esencial para aplicar técnicas de precisión. El monitoreo de dichos parámetros se puede llevar a cabo a través de sensores remotos, como drones y dispositivos próximos equipados con varios tipos de sensores en contacto directo con el elemento (suelo, hojas, fruta, etc.) Los sensores próximos son pequeños o no invasivos, y permiten obtener una gran cantidad de datos geolocalizados en poco tiempo, y a un coste relativamente bajo. Los sensores generalmente están conectados a registradores de datos, que pueden ser instalados en múltiples puntos de acceso».

 

Banda perimetral en el tronco.
Los registradores de datos pueden ser autoalimentados por paneles solares y baterías recargables, y pueden transmitir los datos recibidos a servidores remotos a través de la red GSM a precios económicos. Este es un ejemplo típico de ‘Internet de las cosas’ (Iot) aplicado a la agricultura.
Los operadores pueden verificar el estado de los cultivos en tiempo real gracias a un panel de monitoreo en línea (o a través de una aplicación móvil), que muestra parámetros detectados y gráficos dinámicos creados utilizando indicadores, calculados según algoritmos específicos para cultivos individuales y variedades. Además, un sistema de alerta advierte (correo electrónico, sms, notificaciones push) cuando se exceden los umbrales, para fijar las medidas de corrección.
El riego es una de las técnicas agronómicas más importantes adecuadas para este método, especialmente a la luz de los fenómenos climáticos extremos.
«En Puglia, se conectaron varios sensores para monitorear las condiciones del agua a través de una plataforma en la nube, lo que permitió una gestión ‘a tiempo’ de la irrigación tanto para los viñedos como para las plantaciones de granada».
El viñedo propiedad de Fra.Va., ubicado en Rutigliano (Ba), ha sido manejado con sensores. El cultivo Italia está injertado en 1103 P, plantado con una disposición de 2,2×2,8 y Trifolium repens entre las hileras. Los sensores instalados (suelo, planta, parámetros climáticos) a varios registradores de datos son autosuficientes y requieren un mantenimiento limitado. El riego se llevó a cabo siguiendo las indicaciones de los sensores. El volumen de agua suministrado por los emisores también fue monitoreado.
Los sensores ahorraron agua (aproximadamente 300-400 m3 por hectárea) en comparación con el riego tradicional. Además, el pasto no supuso un aumento en el consumo de agua.
Granado propiedad de Società Agricola Terzodieci.
«También se analizó una moderna plantación de granadas propiedad de Soc Agr. Terzodieci en Castellaneta. Se colocaron sensores en las plantaciones de la variedad Wonderful con un diseño de 5,7×3,3 y cobertura en el suelo. Se instalaron registradores de datos con potentes paneles solares para hacerlos más eficientes desde un punto de vista energético. El riego se realizó una vez más siguiendo las indicaciones proporcionadas por los diversos sensores. Los efectos del clima del verano pasado se pueden ver en la alta temperatura del suelo y la necesidad frecuente de riego».
El uso de sensores permite la optimización de la gestión del riego y, por lo tanto, el ahorro de agua. También hace posible verificar los diversos parámetros monitoreados.
Las actividades llevadas a cabo por la Universidad de Bari fueron apoyadas por la plataforma Agridatalog (www.agridatalog.it).
Fuente: http://www.freshplaza.es

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.