España continuará con su plan de mejora de regadíos

El ministro Planas confirmó esta semana a los regantes que su departamento está trabajando en una planificación nacional de regadíos que permita mejorar los sistemas obsoletos y el desarrollo de nuevas líneas de actuación.

Las 3,73 millones de hectáreas que hay en España en regadío representan el 22 % del total la superficie de cultivo aunque generan el 67 % de la producción vegetal.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, confirmó ayer en una reunión con los responsables de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes de España(Fenacore) su apuesta por “una política de regadíos equilibrada territorialmente, sostenible y ordenada“, que además fuera complementaria y sinérgica con las actuaciones que en esta materia desarrollan las comunidades autónomas en su ámbito competencial.

 

Según han explicado en un comunicado fuentes del MAPA, el ministerio trabaja en la planificación nacional de regadíos “que dé continuidad a las actuaciones ya comenzadas y que permita mejorar aquellas que vayan quedando obsoletas, mediante el desarrollo de nuevas líneas de actuación”.

También ha defendido ante los regantes la necesidad de desarrollar “una política de regadío equilibrada territorialmente, sostenible y ordenadacon las limitaciones que plantean los recursos hídricos.
El presidente de Fenacore, Andrés del Campo, por su parte, presentó al ministro las conclusiones de último Congreso Nacional de Comunidades de Regantes, como la aplicación de las nuevas normas para el sector, la importancia de las obras de regulación ante el cambio climático o la financiación pública de la modernización de regadíos.

Del Campo, nuevo presidente de los regantes europeos

Del Campo, en representación de España, tomó el pasado día 10 el relevo en la presidencia de turno de la Unión Europea de Asociaciones de Gestión del Agua (Euwma, en inglés) que durante el último ejercicio ha ostentado Francia.

El presidente de los regantes españoles compaginará su cargo en el de Euwma -integrada por Italia, Hungría, Reino Unido, Alemania, España, Portugal, Francia, Bélgica y Países Bajos– y con el de la Comunidad Euromediterránea de Regantes (EIC), una organización que también preside.

Según Fenacore, el objetivo de Campos es impulsar la legislación europea en materia de aguas y contribuir a la competitividad del sector agrario.

La agenda de España durante este próximo mandato se centrará, por un lado, en garantizar una aplicación correcta de la nueva Directiva Marco de Aguas (DMA) -que tendrá un borrador en el 2019- para que a la hora de fijar el reparto de los recursos tenga en cuenta los efectos de las inundaciones y sequías que puedan derivarse de un posible cambio climático.

Así, promoverá la construcción sostenible de obras de regulación en los países de la UE como solución para garantizar el suministro de agua en los periodos de sequía y amortiguar los impactos negativos de las lluvias torrenciales y espaciadas en el tiempo ocasionadas por el calentamiento global.

La sequía se extiende por Europa

El pasado día 10, Del Campo explicaba que países como Reino Unido, que nunca han tenido problemas de agua, se están viendo “azotados por una sequía histórica“, lo que demuestra que la importancia de tener recursos garantizados para poder regar “es ya una cuestión global y no sólo del sur de Europa”.

La necesidad de impulsar la modernización de regadíos es otro de los pilares fundamentales de esta agenda política, teniendo claro que el objetivo ahora no es solo ahorrar agua, sino también energía.

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.