Castilla-La Mancha es la segunda comunidad autónoma en superficie de riego localizado, el más eficiente

El cultivo del viñedo de transformación el que tiene mayor superficie con 233.864 hectáreas bajo el sistema de riego localizado

Castilla-La Mancha es la segunda comunidad autónoma en superficie regada bajo la modalidad de riego localizado, el más eficiente para el aprovechamiento de agua. Así lo han revelado los datos de la última Encuesta sobre superficies de regadío y cultivos que elaborada cada año el Ministerio de Agricultura.

Así, la región es la segunda Comunidad Autónoma, después de Andalucía, en términos absolutos de superficie irrigada con 567.866 ha, el 15,35% del total de la superficie agraria. Aunque si tenemos en cuenta el porcentaje sobre la superficie cultivada, Castilla-La Mancha es la décima comunidad, muy por debajo de Murcia, Comunidad Valenciana, Navarra, Cataluña o Canarias.

De este total regadío, la región se mantiene como la segunda comunidad, por detrás de Andalucía que presenta mayor superficie regada bajo la modalidad de sistema localizado, concretamente un total de 357.225 ha. Esta modalidad de riego ha subido en la región casi un 22% en los últimos años pasando de las 272.821 hectáreas que había en 2009 a las que se registraron en 2019. También ha subido un 14% el riego por gravedad en el mismo periodo pero han descendido los menos eficientes, concretamente la aspersión y el automotriz.

Es concretamente el cultivo del viñedo de transformación el que tiene mayor superficie con 233.864 hectáreas bajo el sistema de riego localizado.

En el 2019 sigue la tendencia alcista de los últimos años de este sistema de riego. El riego por gravedad tuvo un auge de 2009 a 2015, pero en los últimos años no supera el 5% de la superficie regada total.

castilla-la-mancha-mas-eficiente-1
Uvas. Bodehas Latúe

El resto de sistemas, aunque en su balance promedio han descendido en la última década, en el último lustro se mantienen estables. En Castilla – La Mancha se riega un 7,15% de su superficie geográfica y un 15,35% de la cultivada.

En Castilla – La Mancha los cultivos de viñedo, olivar, cebada de 2 carreras, almendro, trigo blando y maíz representan el 75,52% de la superficie de regadío.

El cultivo del viñedo tiende a igualar su superficie en secano y regadío, los cereales de invierno sin embargo son muy minoritarios en lo que a su superficie regada se refiere siendo inferior al 10% de la total.

Olivar y almendro tan solo presentan un 14,14% y un 23,15% respectivamente de superficie regada mientras que el maíz supera el 99% de superficie en regadío.

Datos Nacionales

Según los datos de la Esyrce, la superficie regada en España en 2019, 3.828.747 ha, ha aumentado un 1,44% respecto a 2018 (3.774.286 ha). Este incremento confirma la tendencia al alza que se venía manteniendo desde el año 2007, solo alterada en 2010 con un ligero descenso del 0,4% en superficie irrigada.

Este incremento de la superficie regada en España va acompañado de un cambio en la evolución de los distintos tipos de riego. El sistema que más aumenta en los últimos años es el riego localizado (18,77%), implantado en 441.139 hectáreas nuevas desde el año 2009. Este sistema de riego crece cada año de forma continuada. El riego automotriz rompió su tendencia al alza en 2018 respecto a 2017, pero en 2019 presenta un aumento promedio respecto a 2009-2018 del 8,41%. El sistema de aspersión, que se ha implantado en 92.522 nuevas hectáreas de cultivo a lo largo de estos últimos 11 años, fluctúa más con los años, debido fundamentalmente a ser un sistema más propio de cultivos herbáceos. En general los sistemas más tecnificados han aumentado en los últimos años en detrimento del riego por gravedad y otros sistemas.

Respecto al tipo de cultivos, el riego por gravedad se utiliza principalmente para el riego de los grupos de cereales y forrajeras, alcanzando el 46,02% y 55,59% de sus respectivas superficies de cultivo en regadío. Dentro de este tipo de riego también destacan las otras superficies de cultivo que incluyen los huertos familiares.

El riego por aspersión destaca fundamentalmente en los tubérculos, con el 66,31% de su superficie regada por este sistema. También tiene su relevancia en otros cultivos herbáceos como leguminosa, industrial y cereal donde supone más del 30% de sus respectivas superficies de regadío.

Dentro de las leguminosas y los cultivos industriales el riego automotriz representa el 33,59% y 23,75% respectivamente de la superficie regada de estos grupos de cultivo.

El riego localizado es también el sistema mayoritario en frutales, cítricos y no cítricos (por encima del 80%), En estos cultivos también presenta una apreciable importancia el riego por gravedad con más del 15% (15,35%) de la superficie total regada por gravedad en el conjunto de los cultivos de frutales.

Olivar y viñedo se riegan casi exclusivamente con riego localizado. Más del 94% de sus superficies regadas lo están bajo esta modalidad.

Enel grupo de las hortalizas destaca el sistema de riego localizado (56,85%), donde se incluye la superficie de invernadero. El resto de sistemas de riego también tienen importancia en este grupo, destacando la aspersión (19,72 %), la gravedad (12,58%) y por último los sistemas automotrices con el restante 10,85%.

 

Fuente: www.eldiario.es (Pilar Virtudes)

  Compartir:

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.