¿Es posible cultivar arroz mediante riego por goteo?

Ensayos realizados en Extremadura y en Girona avalan realizar el cultivo sin inundación

Cabe recordar que el cultivo tradicional del arroz se hace mediante la inundación de las parcelas, como ocurre en las Marismas del Guadalquivir, en Sevilla, -provincia líder a nivel productivo de toda España- o en La Albufera de Valencia, por ejemplo.

Según datos de la FAO, hay más de 158 millones de hectáreas de arroz inundado, al que se destina del 34 al 43% del total del agua de riego en el mundo. Sin embargo, «el arroz también se puede cultivar en seco, mediante el riego por goteo subterráneo»

arroz
Arrozales sevillanos inundados

La tecnología empleada

El riego por goteo subterráneo es aquél en el que las tuberías van enterradas, lo que permite aplicar el agua más cerca de las raíces, que es donde la planta la necesita, y disminuir las pérdidas por evaporación en la superficie del suelo. «Ambas razones implican un importante ahorro de agua»

Así, en 2014, se promovió un ensayo en Extremadura para evaluar la posibilidad del riego por goteo del arroz y qué ventajas presentaba para este cultivo. «Se comprobó que era posible realizar el cultivo sin inundación, con riego por goteo del arroz, reduciendo de forma considerable el volumen de agua aplicado y obteniendo un aumento de la productividad».

A este ensayo le han seguido otros, pues «el interés por hacer un uso más sostenible y eficiente de un recurso escaso como el agua es creciente». Otro de los ensayos que se han realizado en España ha tenido lugar en la zona arrocera de Pals (Girona), en el que durante las tres últimas campañas los agricultores han producido arroz mediante el uso del riego por goteo subterráneo.

En este proyecto, en el que han participado la Universitat de Girona, se han establecido tres parcelas experimentales frente a una testigo, regada por inundación.
Los resultados han sido «muy prometedores», ya que «el riego subterráneo ha permitido disminuir la aplicación de agua desde los 18.260 metros cúbicos (cifra ya de por sí no excesiva), hasta los 7.000-11.000 metros cúbicos por hectárea, lo que ha permitido aumentar los kilos de cosecha obtenidos por cada metro cúbico de agua utilizado hasta en un 35%, alcanzando valores productivos de 0,60-0,76 kilos de arroz por metro cúbico, en función de si el tipo de suelo es ligero o pesado, respectivamente».

 

mesa
Arroz 

Además del ahorro en agua y energía, al pasar de un sistema anaeróbico (inundado) a uno aeróbico (sin inundar), hay otras ventajas, como «evitar la emisión de metano y la reducción de hasta un 90% en la acumulación de arsénico en el grano de arroz, con el beneficio que ello supone para el medio ambiente y para la alimentación».

No en vano, de este cereal dependen actualmente 3.500 millones de personas, principalmente en Asia, pero su consumo en África y Sudamérica también se está disparando debido principalmente al crecimiento económico y la superpoblación.

Por ello, además de en España, «actualmente hay desarrollados ensayos en Japón, China, Ucrania,y Estados Unidos, y el arroz cultivado en seco ya es una realidad comercial en India, Brasil, Turquía e Italia».

Producción local

¿Podría usarse este método en las marismas sevillanas?  «aunque los datos son alentadores y nos proporcionan un camino a seguir, debemos de ser cautos, pues la aplicación de riego por goteo en arroz requiere unas condiciones agronómicas determinadas y diferentes en cada zona de cultivo».

Así en las Marismas del Guadalquivir, debido entre otras cosas a las características de los suelos y a la acumulación de sales, «sería de una alta complejidad el uso de esta forma de riego». El riego por inundación contribuye a mantener estable el ecosistema, reduciendo la salinidad y evitando la intrusión marina en las parcelas de las marismas.

«Estas zonas no serían adecuadas para el riego por goteo pero, en cambio, este sistema sí podría ser una alternativa viable a otros cultivos extensivos en suelos más permeables, con pendiente o con menor abundancia de agua, permitiendo ampliar las zonas tradicionales de producción arroceras».

Via ABC

  Compartir:

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.