El Sol da energía al campo y al riego.

La energía solar gana terreno en el sector primario para reducir la factura eléctrica y mejorar la rentabilidad de las explotaciones. Con capacidad para generar ahorros de entre un 30% y un 70% en las instalaciones de riego, Smart Solar Iberdrola puede ser una aliada perfecta, para mejorar la rentabilidad y sostenibilidad de las explotaciones agrícolas.

La posibilidad de generar y consumir su propia electricidad, reducir la huella de CO2, así como eliminar la incertidumbre del precio de los combustibles, la gestión logística del suministro en el caso de instalación de grupos electrógenos o mejorar la calificación energética de las explotaciones, son algunas de las ventajas que ofrece Smart Solar Iberdrola.

foto
Paneles fotovoltaicos instalados en un parque natural.

El sector energético avanza en su transformación, permitiendo nuevos modelos de generación y consumo y una mayor interacción con un cliente más conectado, que demanda nuevas soluciones. Iberdrola pone a disposición de sus clientes una solución integral que incluye el diseño, montaje y puesta en marcha de una instalación solar totalmente a medida, además de la financiación, asesoría, mantenimiento, gestión y supervisión de la planta a través de herramientas web y novedosas aplicaciones.

En este sentido, Luis Gutiérrez, responsable de Smart Solar España de Iberdrola, destaca que la apuesta de la compañía por la investigación en el área renovable “puede aportar numerosas soluciones y ventajas a los agricultores y regantes como, por ejemplo, Smart Solar, que les ofrece la posibilidad de gestionar su generación y consumo con autonomía”.

De hecho, los agricultores ya son conscientes de la apuesta de la compañía en este ámbito. “Hemos mantenido encuentros y suscrito convenios con diferentes asociaciones agrarias y ganaderas como ASAJA o UPA, en los que se ha acordado que los colectivos afiliados a estas organizaciones reciban soluciones energéticas personalizadas y cuenten con condiciones ventajosas en la contratación de suministros de electricidad o gas con la compañía”.

foto
Luis Gutiérrez, responsable de Smart Solar España de Iberdrola.

Gutiérrez destaca que “Smart Solar incluye numerosas ventajas, entre ellas, el ahorro en la factura eléctrica -entre un 70% y un 30% del coste anual- e incluso la posibilidad de reducir la huella de CO2, favoreciendo a la descarbonización de la economía y promoviendo una lucha activa contra el cambio climático. Las instalaciones fotovoltaicas Smart Solar encajan a la perfección con las necesidades que tienen los agricultores y ganaderos. Los momentos de mayores necesidades de riego, es decir en verano, son los momentos de mayor insolación, por lo que este tipo de soluciones tienen muy buena acogida en este sector. Además, aquellos que utilicen grupos alimentados por combustibles fósiles para accionar bombas de riego, podrán sustituirlos por energía fotovoltaica, pudiendo olvidarse casi en la totalidad de la logística -compra, horarios de reparto, almacenaje, etc”.

El responsable de Smart Solar España asegura que “aunque depende de las necesidades hidráulicas que tenga cada cliente, hay casos en los que alguno se ha podido desconectar completamente de la red, cubriendo todas sus necesidades eléctricas con energía fotovoltaica, ahorrándose de esta forma el 100% de la factura eléctrica y/o el 100% de su consumo de combustible. Sin embargo, en otros casos, es necesario mantener el soporte de la red y/o un grupo de emergencia y/o respaldo para atender la demanda en horas no solares o en aquellos días en los que la climatología no acompañe. En estos últimos casos podríamos estar hablando de ahorros entre el 30 y el 80% de su facturación eléctrica”.

Por último, Gutiérrez subraya que “Iberdrola ofrece una oferta específica para regantes que, como a todos sus clientes, pretende optimizar sus contratos y ajustarlos a las necesidades de potencia contratada del sector”.

Energía sostenible al servicio de un sector primario competitivo

Iberdrola tiene plenamente integrada la conservación de la diversidad biológica de los ecosistemas dentro de su estrategia, demostrando que es posible hacer convivir de manera eficaz el suministro de energía competitiva, limpia y sostenible con el equilibro del medio ambiente.

La incorporación de la fotovoltaica puede ser beneficiosa para dar sombra a los cultivos, pastos y ganado, sin olvidar que la instalación en los tejados de las naves o en superficies cercanas sirven para el autoconsumo de muchas empresas agrícolas.

Esta energía permite combinar en una misma superficie placas y cultivo, ofrece oportunidades para luchar contra inclemencias meteorológicas como el granizo, mejorar la recogida de agua, aumentar la eficiencia de algunas plantaciones, reducir el estrés por sol de los animales, disminuir el uso de plásticos o retrasar la cosecha.

foto
Ovejas pastando en una planta fotovoltaica de Iberdrola.

Energía solar en casa

Los cambios regulatorios han sido claves para impulsar las instalaciones de autoconsumo. A las razones de eficiencia y ahorro y conciencia medioambiental de muchos ciudadanos se le sumado la existencia de una normativa que permite reducir los costes, ya que se suprimen los cargos sobre la energía autoconsumida, y simplificar el proceso de tramitación de las instalaciones. Incluso observa nuevas modalidades de consumo, como el autoconsumo compartido.

Este marco contempla también las instalaciones con excedentes acogidas a compensación, de forma que la energía que no se autoconsume en el momento en el que se genera puede verterse a la red. Así, se ve compensada en la factura eléctrica el valor de la energía excedentaria.

La competitividad del autoconsumo hace que estas soluciones sean óptimas para viviendas unifamiliares, edificios residenciales y empresas, optimizando el consumo y mejorando la eficiencia energética de las instalaciones.

Uno de los proyectos más comunes a los que da respuesta la solución Smart Solar de Iberdrola es el de una instalación de 3 kW para una vivienda unifamiliar. Una instalación de estas características puede producir un volumen de electricidad de 4.950 kWh. En estos casos, los ahorros representan hasta el 30% de la factura y hasta el 70% si se instalan baterías. Los ahorros pueden incrementarse con la bonificación para instalaciones de autoconsumo y otras deducciones fiscales por inversión en renovables.

Al ahorro, la revalorización de la vivienda y la eficiencia energética, se suma una razón más para aportar por el autoconsumo solar: su contribución a la lucha contra el cambio climático al generar y consumir energía renovable, libre de emisiones de CO2. Además, el cliente puede comprobar en tiempo real la energía que produce y consume de forma digital y gestionar su instalación de forma autónoma.

Via Iberdrola

  Compartir:

Deja un comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.